Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: Tarta de nueces
Tarta de nueces  

Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

Era una fría tarde de invierno. Trusky y sus amiguitos, estaban
sentados frente a la acogedora chimenea.
                                Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Cuándo nos vas a hacer tarta de nueces? –preguntó de pronto
  Tragón mirando a Trusky, con cara de no haber roto nunca un plato.

–No tenemos nueces. Lo siento –se excusó Trusky. Os haré tarta de...

–Si no tenemos nueces podemos ir a por ellas al Reino de los
  Nogales –interrumpió Tragón que no quería tarta de otro tipo.

–Tragón... –comenzó a explicarle Trusky. Es invierno. Hace mucho
  frío y el cielo amenaza con una gran tormenta. Tal vez nieve.
  No es una buena idea ir al Reino de los Nogales. Quizá, cuando
  mejore un poco el tiempo...
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón se tumbó en el suelo. El hocico pegado al frío suelo, las grandes
orejotas también, la mirada triste, perdida...
Era la viva estampa de la desolación.
                                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–Podemos ir cuando llegue el verano. Podríamos hacer una bonita
  excursión –propuso la gatita Flafy.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón gruñó. ¿Qué decía Flafy? ¿Esperar? ¡Grrrr!

–Las nueces son fruto de invierno –corrigió Trusky a la gatita.         
                            Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón se levantó raudo.
                                                                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–Pues entonces tenemos que ir ahora que es invierno o nos quedamos
  sin tarta. ¿Cuándo nos vamos? –preguntó expectante Tragón.

–Podemos ir mañana por la mañana. Tendremos todo el día para
  coger nueces y pasear por el Bosque Mágico –propuso el gatito Flufy.
          Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky no estaba convencida de que fuera buena idea. Movía la
cabeza de un lado a otro mientras pensaba.
                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–Di que sí, por favor –suplicaba zalamero Tragón. Di que mañana
  vamos a coger nueces – pidió Tragón brincando.

–¿Tanta gana tienes de tarta deTragón se relame pensando en una gran tarta de nueces
  nueces? –preguntó la gatita Flafy.

–Sí, mucha, mucha... –respondió Tragón
  relamiéndose. Inmensa. Tan grande como
  de aquí a la Luna . No –corrigió Tragón.
  Tan grande como  de aquí a...

–Vale, vale... ¿Y si pedimos ayuda a los animalitos del Bosque
  Mágico –le interrumpió Flafy riendo.

–No debemos molestar a nadie por algo que podemos hacer
  nosotros –respondió Trusky convencida.

–¿Eso es un sí? –preguntó vivaracho Tragón.                               

–Pues... –comenzó Trusky a responder sin saber muy bien qué hacer.                            

–Seré bueno. No haré travesuras. Comeré todo lo que me des sin
  protestar. Iré pronto a la cama y... –decía Tragón con énfasis
  tratando de convencer a su amiguita.
                              Cuentos infantiles de Truskylandia
Flufy y Flafy miraban la escena con cara de asombro. ¡Sí que tenía gana
de tarta de nueces!
¿Tragón sin hacer travesuras, sin protestar por la comida...? ¡Hum!

Trusky no pudo evitar sonreír. Tragón era un diablillo, siempre la hacía
reír con sus ocurrencias.

A la mañana siguiente...
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky y sus amiguitos emprendieron camino al Reino de los  Nogales.
Hacía frío. Trusky miraba al cielo y veía enormes nubarrones que
amenazaban lluvia.
Esperaba volver a casa pronto, antes de que oscureciera.

Tragón iba feliz. Los gatitos Flufy y Flafy, no Trusky y sus amiguitos van al Reino de los Nogales
tanto. Tenían frío y no les gustaba la lluvia.

De pronto, un gran trueno se oyó muy cerca.

Tragón brincó del susto.
                                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Qué ha sido ese ruido? –preguntó asustado Tragón
  cogiéndose muy fuerte la orejotas y buscando refugio entre los pies de
  Trusky.

–La tormenta está muy cerca. Va a llover y creo que no tardando
  mucho –dijo Trusky preocupada y asustada.

–Estamos muy cerca del Reino de las Cuevas. Corramos hacia allí y
  podremos refugiarnos de la lluvia –propuso Flufy.

–¿Y si damos la vuelta y volvemos a casa? –preguntó rascándose la
  cabezota Tragón que ya no estaba tan seguro de que ir a coger nueces
  fuese una buena idea.

–Podemos refugiarnos bajo un árbol –opinó la gatita Flafy. Son
  frondosos, sus hojas nos resguardarán de la lluvia.

–Cuando hay tormenta nunca debes guarecerte bajo un árbol porque
  atraen a los rayos –explicó Trusky. Flufy tiene razón. Lo mejor es ir
  hacia el Reino de las Cuevas y esperar a que la lluvia amaine.
                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky metió a los gatitos en la mochila y continuaron caminado.
Al fondo, muy cerca, se veía el Reino de las Cuevas.

Mientras tanto, en otro lugar del Bosque Mágico...
Cuentos infantiles de Truskylandia
–Iré a visitar a Trusky. El invierno es duro. Me aseguraré de que
  tienen leña para calentar la casa –se despidió el Sabio Rana de la
  Rana Bartola.
                                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
Después de un corto paseo...
–¡Truskyyyy! –llamaba el Sabio Rana. ¡Tragooooón!   
                        Cuentos infantiles de Truskylandia
La puerta de la cabaña estaba cerrada. Trusky no respondía.
De Tragón no había rastro. Flufy y Flafy...
                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Hum! Qué extraño... –murmuró el Sabio Rana.

–Trusky no está –dijo el cuervo Respondón desde lo alto de un árbol.

–¿Y a dónde ha ido? –preguntó extrañado el Sabio Rana mirando hacia
  lo alto del árbol y reconociendo al cuervo Respondón.

–No lo sé –respondió el cuervo Respondón. Sé que no está porque se
  ha ido de excursión con sus amiguitos.

–¿Excursión? –repitió alarmado el Sabio Rana. Hace muy mal tiempo
  para hacer una excursión. No puede ser. ¿Estás seguro?

–Sí –dijo el cuervo Respondón afirmando con la cabecita de arriba
  a abajo.

–¿Y por qué querrían hacer una excursión con el frío que
  hace? –preguntó sin entender el Sabio Rana.

–Porque Tragón quería una tarta –respondió el cuervo.

–¡Oh! Ya voy entendiendo –exclamó el Sabio Rana. Han ido a coger
  algo para hacer una tarta, ¿es así?

–Sí –fue la escueta respuesta del cuervo Respondón.

–Entonces no estarán lejos. Si han ido a por moras, o manzanas,
  o... –dijo el Sabio Rana esperando a que el cuervo Respondón le
  confirmara si había sido así.
                                             Cuentos infantiles de Truskylandia
Pero el cuervo Respondón no dijo nada.
El Sabio Rana esperó paciente.
El cuervo Respondón guardaba silencio.
El Sabio Rana perdía la paciencia.
El cuervo Respondón continuaba sin decir nada.
          Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿No me vas a decir nada? –protestó enfadado el Sabio Rana.

–No me has hecho ninguna pregunta –se quejó Respondón.
                                     Cuentos infantiles de Truskylandia
Pregunta, respuesta. Pregunta, respuesta... –pensaba el Sabio Rana.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Fueron a por manzanas? –preguntó el Sabio Rana.

–No.

–¿Fueron a por moras?

–No.
                                                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
El Sabio Rana pensaba. ¿Qué Reinos estaban cerca de allí?
                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Fueron a por naranjas?

–No. ¿Por qué no me preguntas qué han ido a buscar? –preguntó
  travieso el cuervo Respondón.

–Pero si lo sabes, ¿por qué no me lo dices? –refunfuñó molesto el
  Sabio Rana.

–Porque no me lo has preguntado –fue la simple respuesta del
  cuervo Respondón.
                                                Cuentos infantiles de Truskylandia
El Sabio Rana resopló. El cuervo Respondón estaba acabando con su
paciencia. Respiró profundamente. Uno, dos, tres, cuatro, cinco,
seis... y diez.
               Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Qué han ido a buscar? –preguntó al fin el Sabio Rana tratando de
  mantener la calma.

–Nueces. El cuervo Respondón sabe adonde ha ido Trusky

–¡No! –exclamó el Sabio Rana.

–¡Sí! –insistió el cuervo Respondón.

–No puede ser.

–Sí puede ser.

–Pero... –balbuceó el Sabio Rana.

–Nueces. Tragón quería tarta de nueces. Y a por ellas han
  ido –insistió el pequeño cuervo.
                                            Cuentos infantiles de Truskylandia
Tan enfrascados estaban en la conversación, que ni cuenta se dieron que
había comenzado a llover a cántaros.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–El Reino de los Nogales está lejos. Llueve mucho y hace frío.
  No es un buen día para andar solos por el Bosque Mágico.
  Tenemos que buscarlos. ¿Me ayudas? –preguntó preocupado el
  Sabio Rana.

–Sí. ¿Qué tengo que hacer? –respondió el cuervo Respondón.
                                                            Cuentos infantiles de Truskylandia
El Sabio Rana no supo qué responder. ¿Qué tenían que hacer?
                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–Veamos... –fue la respuesta del Sabio Rana mientras trataba de pensar.

–Lo primero es saber dónde están, y para saberlo hay que
  buscarlos –dijo el águila Agudavista que les había escuchado
  desde el principio, bajando de un alto árbol hasta el suelo.

–Pero los animalitos están en sus refugios a salvo de la tormenta.
  Estamos solos –reflexionó el Sabio Rana.

–Mis amigas las águilas nos ayudarán. Sobrevolaremos el camino
  hasta el Reino de los Nogales. En algún sitio tienen que estar.
  Seguro que les encontraremos –dijo el águila Agudavista alzando
  el vuelo sin esperar respuesta.
                            Cuentos infantiles de Truskylandia
Mientras tanto, en el Reino de las Cuevas...

Trusky cobijaba a sus amiguitos bajo su abrigo. No tardaría mucho
en caer la tarde y se haría de noche y no dejaba de llover
torrencialmente. Sabía que tenían que irse, pero la tormenta le
daba mucho miedo.

Flufy y Flafy, guardaban silencio.
Tragón se revolvía inquieto.
Esto no va bien, pensaba una y otra vez.
 El águila Agudavista y sus amigos buscan a Trusky Cuentos infantiles de Truskylandia
De pronto...

Tragón dio un salto y corrió al exterior de la cueva.
¿Qué había oído?
Levantaba las orejotas, firmes y tiesas, las movía
de un lado a otro tratando de oír.
                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
– Truskyyyyyyyy... –escuchó a lo lejos.
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Corrió al interior de la cueva.
                                                                                Cuentos infantiles de Truskylandia
–Trusky, alguien te llama –dijo Tragón con asombro.
     Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky se levantó y salió de la cueva. Llovía mucho pero esperó bajo la
lluvia. ¿Los estaban buscando? ¿Quién?
                                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
–Truskyyyyyyy... –escuchó la niña.
                         Cuentos infantiles de Truskylandia
Alzó la mirada al cielo. Un enorme escuadrón de águilas revoloteaba
sobre su cabeza.

El águila Agudavista la vio.
                                                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–Están refugiados en esa cueva. Los hemos encontrado –dijo el águila
  Agudavista a sus amigas águilas.
          Cuentos infantiles de Truskylandia
Las águilas descendieron.

–Subid sobre nosotras, os llevaremos a casa –dijo el águila Agudavista.
  Os mojaréis un poco pero el regreso será rápido y pronto podréis
  secaros.

–¡No! Yo no subo –dijo Tragón con miedo a volar reculando hacia el
  interior de la cueva.

–Tragón, estamos empapados, no podemos esperar más –le reprendió
  Trusky. Por favor, haz lo que te dicen y cógete muy fuerte o te caerás.

–A regañadientes Tragón de un brinco subió a lomos de un águila.
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
Las águilas emprendieron el vuelo. Volaban alto, alto...
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Hace falta que vueles tan alto? –preguntó temblando Tragón.
                                                                     Cuentos infantiles de Truskylandia
El águila no respondió.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
–Llegaríamos igual si fueras caminando por el suelo –insistió Tragón
  dando saltitos. ¿Quieres que probemos?
                                                                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
El águila continuó en silencio.
                               Cuentos infantiles de Truskylandia
–Sería menos peligroso si... –decía Tragón sin controlar el miedo.

–Si continúas hablando, te bajo y te dejo aquí –le interrumpió sin
  contemplaciones el águila.
         Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón enmudeció. El águila se había enfadado. ¿Por qué?
¿Qué he hecho? ¿Qué he dicho? ¿No puedo hablar? –pensaba
enfurruñado y tercamente Tragón.

No tardaron en llegar a casa.
El Sabio Rana les esperaba. Su cara era seria pero no decía nada.
                                             Cuentos infantiles de Truskylandia
–Sabio Rana... –comenzó a decir Trusky.

–Ahora no, Trusky. Entrad en casa, secaos, poned ropa seca y luego
  hablamos –la interrumpió el Sabio Rana.
                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky estaba disgustada. Sabía que había cometido un error y que
el Sabio Rana estaba enfadado con razón.

Tragón vio los ojos llorosos de su amiguita. ¿Trusky a punto de llorar?
Él no podía ver a Trusky así. Le daba mucha pena y además todo
ocurrió por su culpa, por ser un perro travieso, y goloso, y egoísta, y...

El Sabio Rana les esperaba.
                                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–Ha sido culpa mía –dijo Tragón corriendo hasta el Sabio Rana.
  Quería tarta de nueces y...

–Y también ha sido culpa nuestra, lo sentimos mucho Sabio
  Rana –dijo el gatito Flufy ya seco.

–Me teníais muy preocupado –dijo el Sabio Rana. En esta época no
  es aconsejable internarse solos en el Bosque Mágico. Las
  tormentas, la nieve...
                                     Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky escuchaba al Sabio Rana. Estaba triste. No hubiera querido
preocuparle.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–Lo siento mucho Sabio Rana. Ha sido culpa mía. Sólo quería nueces
  para hacer una tarta y... –se disculpó Trusky muy triste. ¿Me perdonas?

–¿Por qué no has pedido ayuda? –quiso saber el Sabio Rana.

–No quería molestar. Pensé que podría hacerlo sola y...

–Los amigos están para ayudar, aconsejar... –dijo enternecido el
  Sabio Rana.
  Trusky, tienes que aprender dos cosas muy importantes:
  Una es a decir que no. Por mucho que queramos a nuestros amigos, a
  veces y por su bien, no debemos acceder a lo que nos piden.
  Y la otra, es que tienes que aprender a pedir ayuda. No es ninguna
  molestia para quienes te quieren. Al contrario, lo que hace pupa, es
  que no recurras a tus amigos cuando lo necesitas.
                                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky le escuchaba en silencio.
Tragón le lamía las manos, tratando de consolarla.
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Me das tu palabra de que pensarás en lo que te he dicho? –dijo el
  Sabio Rana ya con voz dulce. Sabía que era necesario regañar a sus
  amigos, pero estaba seguro de que le escucharían y que no volvería a
  repetirse lo ocurrido.

–Sí –susurró Trusky arrepentida y triste por el susto que le había dado al
  Sabio Rana.

–Nosotros estamos muy arrepentidos, Sabio Rana –dijo el gatito Flufy.

–Yo también –dijo cabizbajo Tragón. Y para demostrártelo, ya no
  quiero tarta de nueces... Bueno... –dudó Tragón rascándose la
  cabezota. Sí quiero, pero no la voy a comer porque no la merezco.

–¡Oh! ¡Qué lástima! –se lamentó burlón el águila Agudavista
  apareciendo con la mochila de Trusky.
                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
¿Lástima? ¿Por qué? ¿Qué me he perdido? –pensaba Tragón sin
entender nada.
                                                                           Cuentos infantiles de Truskylandia
–Las ardillas se han enterado de lo sucedido y han
  llenado la mochila de nueces para que podáis ¡Ups!
  hacer muchas tartas.

Todos rompieron en una gran risotada.
Todos... menos Tragón.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: Tarta de nueces" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2013