Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuento: El Sabio Rana
El Sabio Rana  

Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

Tragón olisqueaba constantemente a Trusky, a Flufy, a Flafy...
Olisqueaba todo lo que encontraba a su paso.
                                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Huy! ¡Huy! ¡Huy! –decía Tragón.
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky que le oyó supo que ocurría algo.
                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–Ven y cuéntame lo que te ocurre –le dijo cariñosamente Trusky.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Flufy y Flafy, corrieron a los pies de Trusky. Querían saber lo que le
pasaba a su amiguito Tragón.
                                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–Pues... comenzó a hablar Tragón. Es que...
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky, Flufy y Flafy, esperaban...
                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–Creo que... creo que he perdido el olfato. Soy un perro sin olfato –se
  lamentó Tragón desconcertado.

–¿No hueles nada, nada, nada? –preguntó Trusky.

–Nada –respondió Tragón cabizbajo.
Tragón olisquea la flor, pero no huele nada. ¡Ha perdido el olfato!
–Olisquea el frasco de aromas del
  Bosque Mágico, tiene un olor muy
  intenso, seguro que esto sí lo
  olerás –propuso Trusky preocupada.

–Nada –gimió Tragón después de olisquearlo.

–¿Qué podemos hacer? –preguntó la gatita Flafy.

–Pensemos –propuso Flufy.
               Cuentos infantiles de Truskylandia
Mientras ellos pensaban y pensaban, Tragón continuaba olisqueando
todo lo que encontraba a su paso.
                                                             Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Huuuy!... ¡Aaaay!... ¡Sniffff!... –se lamentaba Tragón.
                                     Cuentos infantiles de Truskylandia
Viendo que todos estaban callados...
    Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Os queda mucho para acabar de pensar? –preguntó Tragón.

–Aún no hemos encontrado una solución –le respondió Trusky.

–Y... ¿os queda mucho para encontrar una solución? –insistió Tragón.

–No lo sabemos –respondió Flufy.

–Y...¿cuándo lo sabréis? –continuó impaciente Tragón.

–Tragón, no nos dejas pensar –le reprendió Trusky.
                              Cuentos infantiles de Truskylandia
Después de mucho, mucho tiempo pensando...
                                                                           Cuentos infantiles de Truskylandia
–Hemos decidido ir a ver al Sabio Rana. Quizá él pueda ayudarnos –dijo
  Trusky.
           Cuentos infantiles de Truskylandia
Y los cuatro amiguitos se fueron al Charco de la Ranas Saltarinas en
busca del Sabio Rana.
                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–Hola rana Bartola. Necesitamos hablar con el Sabio Rana –dijo Trusky
  saludando a la rana Bartola.

–El Sabio Rana está descansando –respondió la rana Bartola. Ahora no
  podemos molestarle.

–Esperaremos un poquito –dijo Trusky.
          Cuentos infantiles de Truskylandia
Dos horas más tarde...
La rana Bartola en el Charco de las Ranas Saltarinas                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Quién me busca? –preguntó el Sabio
  Rana apareciendo más verde  y sabio
  que nunca.

–Sabio Rana, necesitamos tu ayuda.
  Tragón ha perdido el olfato.

–¡Hum! ¡Veamos! –dijo el sabio Rana frotándose pensativamente
  la barbilla. Lo primero es analizar el problema y para eso necesito
  ver detenidamente a Tragón, y para poder verlo bien, ha de tumbarse
  en la hierba, panza arriba y quedarse muy, muy quieto.
                         Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, dio un paso atrás.
No le gustaba nada todo aquello.
                                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Me vas a hacer pupa? –preguntó Tragón con el ceño fruncido.

–Sólo voy a examinarte detenidamente y pensar.
       Cuentos infantiles de Truskylandia
A regañadientes, Tragón se tumbó panza arriba. El Sabio Rana
comenzó a estudiar a Tragón. Le miraba las orejas, las patitas, el
hocico...
No quería que se le pasase nada por alto. Al cabo de un rato...
                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Zzzzzzzzzzzzz! ¡Zzzzzzzzzzzzzzzzzzz!

–Despierta Tragón, ya he terminado –llamó el Sabio Rana.   
  Veamos... –continuó–. Creo que has olisqueado la Flor Intensa y te has
  clavado una de sus espinas en el hocico, y esa espina despide un aroma
  tan intenso, que anula tu olfato.
  Así que...
                          Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón retrocedió.El Sabio Rana les dice que Tragón tiene una espina de la Flor Intensa clavada en el hocico
¿Una espina clavada? ¡Hum! Eso
significaba que habría que sacarla.
¡Huy! –pensaba Tragón mientras el
Sabio Rana continuaba hablando.
                                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
–Así que, habrá que sacarla. Pero tenemos un problema –concluyó el
  Sabio Rana.

–¿Un problema? –preguntó Tragón mientras seguía retrocediendo con la
  esperanza de que no se diesen cuenta.

–Un problema –dijo convencido el Sabio Rana.

–¿Cuál? –preguntó Flafy.

–No tenemos nada con que sacar esa espina de su hocico –dijo
  pensativo el Sabio Rana.
                                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón ya se alejaba, caminando de puntillas, pasito a pasito, sin
hacer ruido...
               Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Alto ahí! –exclamó Trusky sonriendo. ¡Ni un paso más!
                                                               Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón se acercó a sus amigos con las orejas gachas, la mirada lastimera...
                             Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Qué podemos hacer para extraerla? –preguntó Trusky al Sabio Rana
  mientras acariciaba la cabecita de Tragón.

–Veamos... Necesitamos una pinza –dijo el Sabio Rana.
  Y... ¿quién tiene una pinza?
        Cuentos infantiles de Truskylandia
Todos pensaban...
                                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡El cangrejo Gordejo! –exclamó el Sabio Rana–. El cangrejo Gordejo
  vive en el río. Está muy cerca de aquí. ¡Vamos!
                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
Ya en el río...
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Cangrejo Gordejo! –llamó el Sabio Rana–. Tenemos que hablar
  contigo.

–Hola Sabio Rana –saludó el cangrejo Gordejo apareciendo rodeado de
  muchos cangrejitos peques.

–Necesitamos tu ayuda. Tragón se ha clavado en el hocico una
  espina de la Flor Intensa y hemos pensado que tú, con tus pinzas,
  podrías sacársela.

–Lo intentaré –dijo el cangrejo Gordejo–. Pero mis pinzas son grandes,
  no será fácil.

–Tragón... –llamó Trusky.

–¿Qué? –respondió Tragón haciéndose el distraído.

–Tienes que tumbarte panza arriba.

–¡No! –dijo enfurruñado.
El cangrejo Gordejo intentará sacar la espinita del hocico de  Tragón
–Tragón, tienes que hacerlo –trató de
  convencerle Flufy.

–No, no y no –repetía tercamente
  Tragón. Me hará pupa.

–Piensa que luego podrás volver a oler las flores, tu comida
  favorita... –le dijo Trusky.
                              Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón se tumbó.
En su cabeza aún sonaban las palabras de Trusky:
¡Mi comida favorita!
¡Tengo hambre! ¡Ñam! ¡Ñam! –pensó Tragón.

El cangrejo Gordejo se subió al pecho de Tragón y comenzó su labor.

Todos estaban pendientes del cangrejo Gordejo. Todos, menos los
cangrejitos peques, que jugaban con Tragón. Uno le mordisqueaba
una oreja, otro le hacía cosquillas en una pata, otro le tiraba del
rabo...

Tragón callaba. Tenía las orejas tiesas, los ojos muy abiertos... y los
cangrejitos seguían jugando con él.
                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–Mirad, si le mordisqueo el rabo, lo mueve a un lado –decía un
  cangrejito travieso.

–Pues, si le rasco la tripa, da brinquitos –dijo otro cangrejito.
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Y Tragón seguía callado, con las orejas cada vez más tiesas.
                                                                Cuentos infantiles de Truskylandia
–Está difícil. La espina apenas asoma un poquito y no puedo
  cogerla –dijo el cangrejo Gordejo.

–Tragón, estás muy callado. Dinos si estás bien –interrumpió la gatita
  Flafy.

–Guauuuuuuu –gimió lastimeramente Tragón.
                           Cuentos infantiles de Truskylandia
Mientras, el cangrejo Gordejo seguía intentando coger la espina con una
de sus pinzas, hasta que por fin...
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Aquí está! –dijo orgulloso el cangrejo Gordejo.

–¿Snif? ¡Síiii! ¡Ya tengo olfato! ¡Guau! –dijo muy contento Tragón
  mientras se tocaba el hocico.
                                                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Todos dieron las gracias al cangrejo Gordejo.
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Oh! Ha sido divertido y los cangrejitos peques, lo han pasado
  muy bien –dijo el cangrejo Gordejo.

–¡Síííííííí! ¡Queremos seguir jugando con Tragón! –exclamaron.
                     Cuentos infantiles de Truskylandia
De un salto, Tragón se subió a los brazos de Trusky.
                                                                          Cuentos infantiles de Truskylandia
–Baja, queremos jugar contigo –insistían.
                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón se agarraba a Trusky.
      Cuentos infantiles de Truskylandia
–No me sueltes ¿eh? –le pidió zalamero Tragón.

–Tragón tiene miedo. Tragón tiene miedo –canturreaban los
  cangrejitos traviesos.

– Tengo pupa. Ahora no puedo jugar –dijo mimoso con la esperanza
   de que le dejasen tranquilo.
                          Cuentos infantiles de Truskylandia
Todos rompieron a reír y felices, cada uno emprendió el camino de
regreso a su casa.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: El Sabio Rana" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2005