Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: El invierno
El invierno  

Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

¡Aaaaachís! –Trusky estornudaba sin parar. Había llegado el
invierno al Bosque Mágico y hacía mucho, mucho frío.

Flufy y Flafy estaban en su camita. Querían ser buenos y no
molestar a Trusky.
                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Aaaachís! –continuaba estornudando Trusky.
                                                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, preocupado por su amiguita, pensaba en como ayudarla para
que no se pusiese malita.

Mientras Trusky se acurrucaba en su cama, Tragón, a la carrera, se
dirigió al Charco de las Ranas Saltarinas.
   Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Sabio Rana! –llamó Tragón–. Soy Tragón. Tengo que hablar contigo.

–Bienvenido a nuestra casa –dijo el Sabio Rana apareciendo
  envuelto en una gran manta.
  ¿Qué te trae hasta aquí?
El Sabio Rana aconseja a Tragón
–Trusky tiene frío y estornuda
  sin parar. Así: ¡Aaaachís!
  ¡Aaaaaaaaaachís! –respondió Tragón
  casi sin aliento de tanto como había
  corrido–. ¿Qué puedo hacer?

–¡Oh! –se lamentó el Sabio Rana. Este invierno está siendo muy
  duro. Veamos... –dijo mientras se frotaba la barbilla pensativamente.
                               Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón esperaba impaciente una respuesta. Muy quieto, con las
orejotas en alto, los ojos muy abiertos, miraba sin pestañear al Sabio
Rana. Seguro que el Sabio Rana le daría una solución; él lo sabía todo.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–Tiene que abrigarse mucho –dijo por fin el Sabio Rana. Una
  bufanda en el cuello, unos guantes en las manos, un gorrito en la
  cabeza, unos calcetines gruesos en los pies y en la cama..., una
  buena manta. Así no tendrá frío y no se pondrá malita.

–Ya... Pero... –murmuró Tragón sin entender–. Trusky ya tiene todas
  esas cosas y tiene frío y estornuda.

–¡Oh! Se me olvidó un detalle –exclamó el Sabio Rana dándose una
  palmadota en la frente–. Verás, todas esas prendas de abrigo tienen
  que estar hechas con la lana de las Ovejas Azules. Son unas ovejas
  muy especiales, su lana es mágica. Proporciona un intenso calor.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón ya corría cuando...
                                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Adónde vas? –preguntó el Sabio Rana.

–A ver a las Ovejas Azules. Trusky tiene frío y no puedo perder
  tiempo –contestó Tragón ya a lo lejos sin dejar de correr.

–Pero, ¿sabes dónde viven? –gritaba el Sabio Rana para hacerse oír.
                   Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón frenó en seco.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Uy! –exclamó Tragón.
                                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
Se le había escapado ese "pequeño detalle". Cabizbajo, retornó al
lado del Sabio Rana.
                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–Las Ovejas Azules viven muy cerca de aquí. Camina hasta el
  Charco del Agua Caliente, allí encontrarás un sendero. Síguelo.
  Al final del camino está el Reino de las Ovejas Azules –dijo el
  Sabio Rana.
Tragón llega al Charco del Agua Caliente
–Gracias, gracias, gracias –decía Tragón ya
  corriendo hacia el Charco del Agua Caliente.
                                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
No tardó mucho en llegar. Hacía frío, así que
Tragón pensó que sería una buena idea mojar
las patitas en el Charco del Agua Caliente para entrar en calor y
continuar el camino.
          Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Ay! ¡Uy! ¡Oh! ¡Uffff! –exclamaba Tragón dando brincos.
                                                                Cuentos infantiles de Truskylandia
El agua no estaba caliente, ¡estaba helada!
                           Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Qué frío! ¡Ufff! –tiritaba Tragón castañeteándole los dientes.
  Charco del Agua Caliente, Charco del Agua Caliente... –refunfuñaba
  Tragón mientras corría hacia el sendero.
Cuentos infantiles de Truskylandia
De pronto...
                                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Aaaaaaaalto! ¿Quién va? –preguntó muy enojado un saltamontes.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón paró en seco. Buscó con la mirada a quien había hablado,
daba vueltas y vueltas buscando y...

Era un pequeño saltamontes y estaba ¡encima de su hocico!
Estuvo a punto de dar un alarido y escapar. Los saltamontes le daban
mucho miedo, pero pensó en Trusky y...
                                Cuentos infantiles de Truskylandia
–Soy Tragón. Busco a las Ovejas Azules. Viven al final de este
  sendero –contestó Tragón asustado.
El Sendero de los Saltamontes
–¿Sendero? –exclamó un saltamontes
  muy, pero que muy enfadado.
  Este no es un sendero cualquiera, es el
  Sendero de los Saltamontes.

–¡Eso es! –dijo otro saltamontes más
  grande, con énfasis–. Es el Reino de los Saltamontes.

–¿Ya puedo pasar? –preguntó Tragón, que solo quería llegar al
  Reino de las Ovejas Azules.

–Nuestro Reino solo puede ser atravesado mientras dormimos la
  siesta –dijo solemnemente un saltamontes pequeñito.

–¿Y cuándo es la hora de vuestra siesta? –preguntó Tragón
  frunciendo el ceño, impaciente. Así nunca conseguiría lana mágica
  para Trusky y mientras tanto, su amiguita tenía frío.

–¿Hora? ¿Qué hora es? No sabemos que hora es. ¿Sabes tú que hora
  es? –preguntó un saltamontes preocupado a Tragón.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón mojó un dedo, lo alzó, levantó una orejota, miró al cielo y...
                                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–Es la hora de vuestra siesta –dijo con los ojos cerrados deseando
  que los saltamontes le creyesen.

–¡A dormir! ¡Es la hora de la siesta! –gritaban los saltamontes.
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón abrió un ojo..., luego otro...
Ni rastro de los saltamontes.
Se lanzó a la carrera por el sendero en busca de las Ovejas Azules.

Por fin...

Con la lengua colgando, casi sin aliento...
                            Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Holaaaaa! Soy Tragón –gritaba Tragón ya muy cerca del rebaño.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Las Ovejas Azules dieron un paso atrás. ¿Quién era aquel perro que
corría como un loco hacia ellas? Asustadas, formaron un corro, listas
para defenderse.
                                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
–Hola Ovejas Azules –dijo Tragón ya frente al rebaño. Soy Tragón y
  necesito un poco de vuestra lana mágica.

–¿Nuestra lana? –exclamó enojada una Oveja Azul. Nuestra lana es
  nuestra; estamos en invierno y hace muuucho frío.
Tragón habla con las Ovejas Azules
–Sólo necesito un poco. Tengo que hacer una
  bufanda, unos guantes, un gorro, unos
  calcetines y una manta –dijo Tragón
  tratando de no olvidarse de nada.
                                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Las Ovejas Azules le dieron la espalda. No iban a darle su lana.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–No es para mí. Es para Trusky –insistió Tragón.

–¿Trusky? –preguntó con interés una Ovejita Azul–. ¿La niña que
  vive en el Bosque Mágico?

–Sí. Soy su amiguito. Trusky tiene frío y estornuda mucho.
  Así: ¡Aaaaaaachís! ¡Aaaaaaaaaaaaaaachís! –dijo Tragón.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Las Ovejas Azules formaron nuevamente un corro. Habían
oído hablar de Trusky y de sus amiguitos... En el Bosque Mágico
todos los animalitos los querían y respetaban mucho.

Hablaron y hablaron...

Todas las Ovejas Azules quisieron dar un poco de su lana.

Poco después, una de la ovejitas salió corriendo, pero no tardó en
regresar. Venía acompañada de una enorme legión de arañas.
                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Arañas? –gimió Tragón cogiéndose las orejotas.
            Cuentos infantiles de Truskylandia
De un brinco, saltó encima del lomo de una de la Ovejas Azules.
Se agarraba a ella con sus patas, con las orejas...
                                                          Cuentos infantiles de Truskylandia
–No tengas miedo –le tranquilizaba la Ovejita Azul.
  Hemos hablado con las arañas, son muy buenas tejedoras.
  Intentarán tejer las prendas que necesita Trusky.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón callaba y seguía sin bajar del lomo de la ovejita.

Al rato...
                      Cuentos infantiles de Truskylandia
–Pesas mucho –se quejó la Oveja Azul.

–No. Soy pequeñín. Soy muy ligero, casi como una pluma, y tú eres
  fuerte. ¿A qué puedes conmigo? –preguntó Tragón zalamero sin
  bajar al suelo. Las arañas le daban miedo.
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
Tic, tac, tic, tac...
         Cuentos infantiles de Truskylandia
–Pesas mucho –repitió la Oveja Azul frunciendo el ceño.

–Quieres que te cuente un cuento? –preguntó Tragón tratando de
  distraerla.

–O bajas o te bajo –dijo la Oveja Azul muy enfadada.

–Ya bajo, ya bajo... Pero eres una quejica, yo peso
  poco –refunfuñó Tragón saltando al suelo.
                                               Cuentos infantiles de Truskylandia
Por suerte, las arañas ya habían terminado de tejer las prendas y
regresaban a su Reino.
                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Qué bonita! –decía una Ovejita Azul mirando la bufanda que las
  arañas habían tejido.

–Rápido, rápido. Hay que hacer un hatillo con todas esas prendas.
  Tragón tiene que llevárselas a Trusky –reprendió la Oveja Azul
  que estaba al frente del rebaño.
                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, con el hatillo de ropa en su lomo, trataba de avanzar pero
era mucho peso para él.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–Un pasito... dos pasitos... tres pasitos... –iba contando Tragón.
Tragón estaba exhausto, sin fuerzas y apenas había comenzado el
camino de regreso a casa, pero pensaba en su amiguita y...

–Setecientos cinco pasitos... Setecientos seis
  pasitos... –continuaba caminando y contando Tragón.
             Cuentos infantiles de Truskylandia
Por fin...
                                                          Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Flufyyyyy! !Flafyyyyy! –llamaba Tragón ya muy cerca de casa.
                           Cuentos infantiles de Truskylandia
Sus amiguitos, el gatito Flufy y su hermanita Flafy, corrieron a su
encuentro y le ayudaron a llevar a casa las prendas de abrigo de
Trusky.
                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–Mira... unos guantes, y... y... una bufanda, y... –decía Tragón
  ansioso mientras le enseñaba a Trusky lo que le había llevado.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky estaba muy contenta. Ya no tendría frío gracias a Tragón,
y a las Ovejas Azules, y a las arañas, y al Sabio Rana...
                                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Me vas a dormir en tu cuello y me vas a tapar con la manta de
  lana mágica? –preguntó Tragón mimoso bostezando. Estaba
  rendido. Había caminado mucho.
                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky acurrucó a sus amiguitos en sus brazos y los tapó con la
manta.

Cuando despertasen, les esperaba una bonita sorpresa.

Las Ovejas Azules, habían pedido a las arañas que tejieran una
manta para Flufy, Flafy y Tragón, y éstas, encantadas, tejieron unas
bonitas mantas para los amiguitos de Trusky. Ahora podrían dormir
calentitos todo el invierno.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: El invierno" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2006