Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: El oso Golosón
El oso Golosón  

Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

Amanecía en el Bosque Mágico. Caía una gran nevada. Tragón, tras
los cristales de la cabaña, miraba el paisaje. Impaciente, salió al
jardín. No podía resistir más. Quería jugar con la nieve.
Daba saltitos dejando sus huellas, hacía bolas que tiraba a lo lejos...

Mientras tanto, la nevada arreciaba. Apenas se veía un palmo al frente.

De pronto...
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Dónde están los árboles? –se preguntó Tragón extrañado.
  ¿Y dónde está mi casa? –exclamó dando vueltas y vueltas sin ver
  otra cosa que copos de nieve.
                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón comenzó a andar. Pasito a pasito, tratando de no chocar contra
un árbol, buscaba el camino a casa.

Mucho tiempo después...

Tragón, con las orejas gachas, temblando
de frío, apenas podía avanzar.Nieva en el Bosque Mágico
El viento soplaba fuerte, la nieve caía sin dejar
ver nada. Estaba perdido, desorientado.
No sabía volver a su casa y caminaba buscando
algún lugar en el que refugiarse.

Por fin...
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Una cueva! ¡Hurra! –exclamó contento Tragón corriendo hacia
  ella–. Esperaré aquí hasta que deje de nevar –dijo sacudiéndose  la
  nieve que llevaba encima.
                                                Cuentos infantiles de Truskylandia
Acurrucado a la puerta de la cueva, esperaba...
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
–Zzzzzzzzz. Zzzzzzzzz
                                                                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón contuvo la respiración. ¿Qué ruido era aquel? Miró a su
alrededor, pero el interior de la cueva estaba muy oscuro.
                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–Zzzzzzzzzzzzz
Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, inquieto, se levantó.
                           Cuentos infantiles de Truskylandia
–Hola. ¿Hay alguien aquí? –preguntó Tragón en voz baja.

–Zzzzzzzzzzzzzzzzzz

–Hola. Soy Tragón –murmuró Tragón asustado.

–Zzzzzzzz
               Cuentos infantiles de Truskylandia
Alguien dormía en la cueva. Tragón comenzó a husmear. Olfateaba
siguiendo un intenso olor cuando... se dio de bruces contra un oso
dormilón.

Tragón vio la luz.

El oso era fuerte y grande, seguro que le ayudaría a volver a casa.
                               Cuentos infantiles de Truskylandia
–Señor oso, despierta –llamó Tragón dándole toquecitos con la patita.

–Zzzzzzzzzzz
Tragón quiere despertar al oso Golosón
–Señor oso... –insistió Tragón.

–Zzzzzzzzzzzzz

–Despierta. Soy Tragón –decía Tragón subiéndose
  a la barrigota del oso y tirándole de las orejas y de los bigotes.

–¿Ya es primavera? –preguntó el oso desperezándose.

–No –respondió Tragón después de pensar: primavera, verano, otoño...

–¿Quién eres tú? –preguntó con voz de pocos amigos el oso.

–Soy Tragón. Me he perdido en la nieve –contestó Tragón poniendo
  morritos, a punto de llorar.

–¿Nieva? –preguntó enfadado el oso.

–Sí. Nieva mucho y me he perdido y ahora no sé volver a
casa –respondió Tragón.

– Pero... ¿en qué estación del año estamos? –insistió el oso.

–En invierno –dijo Tragón.

–Zzzzzzzzz
Cuentos infantiles de Truskylandia
Sin decir una palabra más, el oso volvió a dormir.
                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–Oso, no te duermas –pidió Tragón.

–Soy un oso. Los osos, cuando llega el invierno, hibernamos.  
  ¡Y estamos en invierno! –dijo enfadado el oso.

–¿Qué significa hibernar? –preguntó curioso Tragón.

–Dormir. Dormir en invierno –respondió
  malhumorado el oso.
El oso Golosón come mucho para poder hibernar
–¿Todo, todo el invierno? –preguntó asombrado
  Tragón.

–Todo –fue la escueta respuesta del oso.

–¿Y no te levantas para comer? –continuó Tragón abriendo mucho los
 ojitos.

–Noooo –respondió el oso dando vueltas tratando de conciliar el
  sueño.

–¿Y no tienes hambre? –dijo Tragón extrañado.

–Como mucho el resto del año para poder dormir todo el
  invierno –respondió el oso.

–Oso... –insistió una vez más Tragón.

–Me llamo Golosón –dijo medio dormido el oso.

–¿Me ayudas a volver a mi casa? –pidió Tragón con vocecita triste.

–Cuando despierte te llevaré –contestó el oso Golosón casi sin voz.
                     Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón se puso contento. El oso Golosón le iba a llevar a casa. Daba
brincos de alegría cuando...
                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Y... cuándo vas a despertarte? –preguntó Tragón intuyendo que
  no le iba a gustar la respuesta.

–En la primavera –dijo el oso Golosón a punto de caer en un profundo
  sueño.

–Si no llego a casa pronto, Trusky y mis amiguitos Flufy y Flafy se
  van a asustar mucho –decía Tragón cogiéndose las orejotas.

–Silencio. Así no puedo dormir –protestó el oso Golosón.

–Oso... –llamó zalamero Tragón.

–Zzzzzzzzzzzzzzzz
¿Ayudará el oso Golosón a Tragón?
–Osito... –insistió Tragón acariciándole.

–¡Grrrr! –gruñó el oso Golosón dando vueltas sobre
  su panza sin poder dormir.

–Osito bueno... –insistía una y otra vez Tragón.

–¿Qué? –preguntó el oso Golosón pacientemente.

–Tengo frío, y hambre y miedo –se lamentó Tragón mientras se
  acurrucaba contra la barrigota del oso.
      Cuentos infantiles de Truskylandia
El oso Golosón pensaba. Mientras no se fuera aquel perro, no podría
dormir.

Mientras, Tragón daba suspiritos de resignación.
                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Dónde vives? –preguntó el oso poniéndose en pie.

–En mi casa –respondió muy triste Tragón. Con Trusky, Flufy y Flafy.

–¿Y dónde está tu casa? –preguntó resignado el oso Golosón.

–Muy lejos –dijo Tragón dando un largo suspiro.

–Ya..., pero ¿dónde está? –insistió el oso Golosón.

–Al pie del Manantial Puro –contestó Tragón tapándose los ojos con
  las orejotas para que el oso Golosón no le viera llorar.
Cuentos infantiles de Truskylandia
El oso pensaba. El Manantial Puro estaba muy cerca de la cueva.
Tardaría unos diez minutos en llegar. Podría llevar a Tragón a su
casa y continuar durmiendo.

El oso Golosón se asomó a la entrada de la cueva. Nevaba mucho.
Tragón no podría volver solo. Se volvería a perder en la nieve.
                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
–Sube a mi lomo. Te llevaré a casa, pero con una condición –dijo el
  oso Golosón.
                                                             Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, ya en pie, con la lengua fuera y las orejas en alto, esperaba.
              Cuentos infantiles de Truskylandia
–No te acerques a mi cueva hasta la primavera y no le digas
  a nadie que vivo aquí. No me dejarían descansar.
  ¿Lo cumplirás? –preguntó muy serio el oso
  Golosón.
El oso Golosón lleva a Tragón a su casa                             Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón ya estaba encima del lomo del oso,
agarrado a su pelaje.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–Mua, mua –le daba besitos Tragón en la cabezota
  al oso.
                                                 Cuentos infantiles de Truskylandia
Fue un corto viaje. La cabaña estaba muy cerca y el oso Golosón
conocía bien el camino.
                         Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Mi casa! ¡Mi casa! –exclamó feliz Tragón viendo al fondo su casita.
                                                               Cuentos infantiles de Truskylandia
Ya cerca, Tragón saltó al suelo y corrió hasta la puerta de la cabaña.

De pronto...
        Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Oso Golosón! –llamó Tragón retrocediendo.
                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
El oso esperó. Tragón corría hacia él. ¿Qué querrá ahora? –pensó.
                 Cuentos infantiles de Truskylandia
–Si no hago ruido, ¿puedo ir a cuidarte mientras 
  duermes? –preguntó cariñoso Tragón.

–Si no haces ruido y no nieva, sí –respondió enternecido Golosón.

–Y... ¿puedo darte besitos? –continuó Tragón mimoso.

–Bueno –fue todo lo que pudo decir el oso Golosón.
                                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Aquel perrito le enternecía, era un buen perro.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Bajas un poquito la cabezota? –pidió Tragón.
                      Cuentos infantiles de Truskylandia
El oso Golosón, sin saber para qué, bajó la cabeza hasta ponerla a la
altura de Tragón.

Tragón le abrazó y le dio un beso, muy, muy fuerte.
                                                            Cuentos infantiles de Truskylandia
–Eres un oso muy bueno –se despidió Tragón con pena.
                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Cada uno emprendió el camino a su casa.
Golosón come la fruta que Tragón le ha llevado
Mucho tiempo después...
                                                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
Era primavera en el Bosque Mágico.
El oso Golosón despertó de su largo sueño.
Tenía hambre. De pronto... Algo llamó su atención. Frente a él, había
una cesta con fruta y miel.
Supo que Tragón no le había olvidado.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: El oso Golosón" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2006