Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: Érase una vez...  
Érase una vez...  

Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

En el planeta Miau, los gatos están celosos de los perros, porque los
niños los prefieren como mascotas, así que deciden raptar a todos los
perros y ser solo ellos, las mascotas de los niños.

Flufy, un gato bueno, se hace amigo de un cachorro huérfano, pero es
descubierto.

Los Gatos Supremos, le destierran al planeta de los niños
despojándole de su maullido, y le ponen una condición para poder
volver a su casa:
                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
¡Raptar a muchos, muchos, muchos perritos!
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky se había quedado dormida bajo un árbol y al despertar, no
encontró a su perro Tragón.
                                             Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Tragón! ¡Tragón! –llamó Trusky.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Pero Tragón no respondió.
Trusky y Conejo                                                          Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Por qué gritas tanto niña? –preguntó
  Conejo.

–Me llamo Trusky, ¿y tú? –preguntó a su vez
  Trusky.

–Conejo –respondió el conejo.

–Ya sé que eres un conejo, pero, ¿cómo te llamas? –insistió Trusky.

–Conejo. Soy un conejo y me llamo Conejo. Pero no me has
  contestado. ¿Por qué gritas tanto? –preguntó Conejo de nuevo.
  Me has despertado.

–Tragón ha desaparecido, es mi perro –contestó Trusky afligida.

–¡Mmm! –murmuró el conejo.

–Es muy raro, él nunca se separa de mí –dijo la niña con voz triste y
  preocupada.

–¡Mmm! –murmuró de nuevo el conejo.

–¿Te pasa algo Conejo? Estás distraído –dijo Trusky.

–Estoy pensando –respondió pensativo Conejo.

–Bueno. Yo seguiré buscándole –se despidió Trusky.

–Espera, quizá... ¡Flufy! Es cosa de Flufy, el gato desterrado.
  Dicen que lo han visto por aquí –dijo el conejo.

–¿Y sabes dónde se esconde? Tengo que encontrarlo –preguntó Trusky.

– Su escondite está lejos, pero no te preocupes Trusky, entre todos te
   ayudaremos a encontrar a Tragón. ¡Sígueme! –respondió Conejo.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky siguió a Conejo hasta llegar a un sendero.
                                           Cuentos infantiles de Truskylandia
–Bueno Trusky. Ahora tendrás que continuar tú sola, no puedo salir
  de mi reino –explicó Conejo a la niña–. Sigue el sendero,
  encontrarás un río; allí busca a Tortuga, ella te ayudará. ¡Suerte!

–Gracias Conejo –se despidió Trusky.

–¡Tortuga! ¡Tortuga! Soy Trusky, me envía
  Conejo –llamaba Trusky.
Tortuga
–¿Trusky? Ah, eres tú. Buscas a
  Tragón, ¿eh? –respondió Tortuga.

–¿Cómo lo sabes? –preguntó la niña sorprendida.

–Este bosque es mágico, no hay secretos
  para nosotros –explicó Tortuga sonriendo.

–Conejo dice que Flufy ha raptado a Tragón –dijo Trusky.

–Flufy rapta a todos los perros. Sólo así podrá volver a su
  casa y recuperar el maullido –respondió Tortuga.

–¿Me llevarás hasta su escondite? –preguntó la niña.

–No puedo –se disculpó Tortuga–. Mi territorio acaba al otro
  lado del río, pero te indicaré el camino: cruza el río y camina recto
  hasta que caiga la noche, entonces busca a las ardillas, ellas te   ayudarán.

– Pero yo soy muy pequeña, no puedo cruzar el río sola –se asustó
  Trusky.

–Ven, sube a mi caparazón y cógete a mis orejas, yo te llevaré a la
  otra orilla –dijo Tortuga.

–Las tortugas no tienen orejas –respondió Trusky sonriendo.

–¡Hum! –murmuró Tortuga. Pues cógete a mi cuello, pero sin apretar
  mucho. ¡Allá vamos...!

–Gracias Tortuga, pero no sé tu nombre –dijo Trusky.

–Me llamo Tortuga –respondió Tortuga, y viendo su carita...
  Sí, soy una tortuga y me llamo Tortuga.
                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
Haciendo caso a Tortuga, Trusky caminó en línea recta hasta que se
hizo de noche.
     Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Ardillas! ¡Ardillas! –llamaba Trusky.

–¿Por qué nos llamas? Es muy tarde y estamos durmiendo. ¿Tú no
  duermes? –respondió una pequeña ardilla.

–No puedo, tengo que encontrar a Tragón. Tortuga me dijo que al caer
  la noche os buscara –respondió Trusky.

–Bueno, dormiremos más tarde, pero tú tienes que dormir, eres una niña
  pequeña –dijo la pequeña ardilla–. Tengo una idea.
  Dile, Dili, Dilo y Dilu nos ayudarán.

–¿Quiénes son? –preguntó Trusky.
–Mis hermanas ardillas –respondió la ardilla.

–¡Oh! ¡Tenéis nombre! –se sorprendió Trusky.

–Sí, el mío es Dila. Iré a buscarlas, no te muevas de aquí –contestó la
  ardilla Dila.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Apenas un minuto más tarde aparecieron las cinco ardillas.
Dila llevaba la voz cantante.
                          Cuentos infantiles de Truskylandia
– ¿Atentas? –preguntó Dila a sus hermanitas.

–Sí, Dila –contestaron a coro éstas.
Ardillas
–Dile, Dili, una al lado de la otra –dijo Dila.
  Dilo, Dilu, vosotras detrás.
  Trusky, tú súbete a sus lomos.
  Dile, pon tu cola bajo la cabeza de Trusky,
  será su almohada.
  Dili, Dilo, Dilu, vuestra cola será su manta.
  ¡Perfecto!
  Ahora, descansa, Trusky. Yo guiaré la expedición hacia la Gran
  Montaña.
  Izquierda, derecha. Izquierda, derecha. Uno, dos, uno, dos, uno, dos,
  uno, dos...
            Cuentos infantiles de Truskylandia
Después de una larga noche de viaje...
                                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–Despierta Trusky, hemos llegado a la Gran Montaña –dijo la
  pequeña ardilla.

–Buenos días ardillas –saludó Trusky despertando.

–Somos ardillas, pero tenemos nombre –protestó Dila.

–Es cierto –se disculpó Trusky.
  Buenos días Dila.
  Buenos días Dile.
  Buenos días Dili.
  Buenos días Dilo.
  Buenos días Dilu.

–Buenos días Trusky –contestaron a la vez las cinco hermanas.

–Detrás de la Gran Montaña, está el escondite de Flufy –dijo Dila.
  Nosotras tenemos que irnos, pero Avestruz te ayudará.

Trusky emprendió el camino en busca de Avestruz.

–¡Avestruz! ¡Avestruz! ¿Dónde estás? –llamó Trusky haciendo caso
  a las ardillas.

–Encima de ti, mira al cielo –respondió Avestruz.

–Tengo que ir al otro lado de la Gran Montaña, el escondite
  de... –comenzó a decir Trusky.

–Basta, basta, basta... Lo sé todo –la interrumpió Avestruz.
  Yo te ayudaré a atravesar la Gran Montaña.
  Ven, súbete y cógete muy fuerte a mi cuello.
  Tendremos que luchar contra un viento muy
Trusky con Avestruz  fuerte, pero no olvides esto:
  Nunca te cojas a mis alas. No podría volar y nos
  caeríamos las dos.

–Las avestruces no vuelan –dijo Trusky sin entender.

–Este bosque es... –comenzó a decir Avestruz.

–No lo digas –la interrumpió Trusky. Es mágico.

–Así es. ¡A volar! –dijo Avestruz emprendiendo el vuelo.
      Cuentos infantiles de Truskylandia
Fue un largo y duro viaje. El viento soplaba fuerte, pero Trusky
estaba feliz. Muy pronto encontraría a Tragón.
                           Cuentos infantiles de Truskylandia
–Hemos llegado. Ahora, tendrás que seguir tú sola. Estás muy cerca
  del escondite de Flufy –se despidió Avestruz.

–Sé que eres un avestruz, pero ¿cómo te llamas? –preguntó la niña.

–Me llamo Avestruz –dijo el avestruz mientras emprendía el vuelo.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky miró a su alrededor. Oía algo... ¿Ladridos?
De pronto, vio como muchos perros corrían hacia ella.
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–No os marchéis, esperad –les pidió Trusky.

–No podemos pararnos, tenemos que regresar a nuestras
  casas –respondió un perrito.

–¿De dónde venís? –preguntó la niña.

–Flufy nos ha liberado –respondió otro perrito que corría hacia su
  casa.

–¿Habéis visto a Tragón? –preguntó inquieta Trusky.

–Se ha quedado con él –contestó otro perro. Flufy está muy triste y
  solo, y Tragón no ha querido irse.

–¿Dónde está su escondite? –preguntó Trusky.

–Al final del camino está la cueva de Flufy –respondió otro perrito
  que pasaba por allí.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky comenzó a correr.
                                                                 Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Tragón! ¡Tragón! –gritaba la niña mientras corría.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
Por fin, divisó la cueva.
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Tragón! ¡Tragón! –repetía Trusky.
                                                                                 Cuentos infantiles de Truskylandia
¿Era él? Un perro corría hacia ella. ¡Era él! ¡Tragón!

–¡Te he encontrado! –decía Trusky riendo y abrazando a su
   amiguito–. Ven, vamos a casa.
           Cuentos infantiles de Truskylandia
Pero Tragón la miraba en silencio.
                                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Qué te pasa? ¿No estás contento de verme? –preguntó Trusky con
  voz muy bajita.

–Sí, mucho. Pero... estoy triste –respondió Tragón.
  Flufy no es malo, no ha querido raptar a los perros y ahora no podrá
  volver a su casa ni podrá volver a maullar.

–¿Nunca podrá volver a su casa? –preguntó con asombro Trusky.

–Nunca –respondió con la mirada gacha Tragón.

–¿Y nunca podrá volver a maullar? –continuó Trusky.

–Podría hacerlo, pero... una niña tendría que quererlo mucho –explicó
  Tragón.

–¡Hum! –exclamó Trusky pensativa.

–Una niña, que tuviera un perro como amigo, y...

–¡Humm! –repitió Trusky.

–... y llevarle a casa... los tres juntos... –continuó Tragón.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Se hizo un silencio.
Trusky, Tragón y Flufy
Al fondo, Flufy les miraba con ojos tristes.

Trusky miraba a Flufy mientras pensaba.
                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–Tragón, vamos a casa –dijo Trusky.

–¿Tú y yo? –preguntó Tragón mirándola expectante.

–Tú, Flufy y yo –respondió sonriendo Trusky.
           Cuentos infantiles de Truskylandia
En medio del bosque, de repente se oyó:
                                           Cuentos infantiles de Truskylandia
¡MIAUUUUUUUUU!  
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: Érase una vez" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2004