Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: Los deberes del cole  
Los deberes del cole



Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

Después de una corta siesta, Trusky hacía los deberes que le habían
puesto en el colegio.

Sentada ante un cuaderno en blanco, Trusky pensaba y pensaba...

El gatito Flufy y su hermanita Flafy, esperaban pacientemente a que
terminase para salir a jugar al Bosque Mágico como todas las tardes.

Tragón, al contrario, estaba inquieto. No veía el momento de salir a
jugar con sus amiguitos.
                               Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Ya has terminado de hacer los deberes? –preguntó Tragón con
  cara de travieso, inflando los mofletes.

–Aún no –suspiró Trusky.
       Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón frunció el ceño.
                                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
–Y... ¿te falta mucho? Ya es la hora de salir a jugar –dijo
  Tragón poniendo morritos de enfado.

–Mucho –respondió Trusky con vocecilla triste mirando a Tragón.
  Tengo que escribir un cuento y no sé hacerlo.

–¿No sabes escribir un cuento? –preguntó sorprendido Flufy.

–Nunca escribí uno y no se me ocurre ninguna historia –se disculpó
  Trusky avergonzada.

–¿Y qué ocurrirá si mañana vas al colegio sin haber escrito el
  cuento? –preguntó preocupado Tragón.

–Pues... –dudó Trusky–. No lo sé.

–¿Te regañarán? –preguntó la gatita Flafy.
Trusky hace los deberes del colegio
–¿Te pondrán mala nota? –preguntó Tragón
  con las orejotas en alto, expectante.

–Tranquilos, tranquilos –respondió Trusky
  poniéndose en pie y acariciando las cabecitas
  de sus amiguitos–. Seguro que si lo
  intento mucho, mucho y me concentro, se me
  ocurrirá alguna idea y podré escribir el cuento.
                      Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, con las orejas gachas, miraba al suelo. Estaba triste porque su
amiguita estaba haciendo un gran esfuerzo y se notaba que estaba
cansada.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–Trusky... –dijo Tragón con las orejitas colgando y mirada lastimera.
                                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky le miró.
                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–Quieres salir a jugar, ¿verdad? –le preguntó sonriendo la niña.

–No –fue la escueta respuesta de Tragón.

–¿No? –exclamaron con sorpresa Flufy y Flafy.

–No –repitió Tragón moviendo enérgicamente la cabeza
  de un lado a otro.

–Entonces... ¿qué quieres? –preguntó cariñosamente Trusky mientras le
  atusaba el pelo de las orejotas.
–Quiero ayudarte –dijo Tragón muy bajito.

–Pero tú no sabes escribir un cuento. No puedes ayudarla –dijo
  Flufy–. Lo mejor es dejarla estudiar.

–Nosotros tampoco sabemos escribir cuentos, no podemos ayudarte,
  Trusky –se disculpó la gatita Flafy.
       Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón miraba a sus amiguitos. No estaba de acuerdo. Había que
ayudar a Trusky, pero... ¿cómo?

De pronto...
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
–Podemos aprender. Entre todos será más fácil –exclamó Tragón
  poniéndose en pie de un salto, sonriendo.

–Creo que es buena idea –dijo un pajarito apoyado
  en la ventana que había escuchado toda la
  conversación–. He corrido la voz por el
  Bosque Mágico, y todos los animalitos
  quieren ayudar a Trusky y aprender a
  escribir un cuento.
Un pajarillo reúne a los animalitos del Bosque Mágico                   Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón brincaba de alegría.
                                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Síiiiiiiiiiiii! ¡Hurra! –exclamaba brincando y
  tirándose de las orejotas una y otra vez.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky sonreía. Cogió su cuaderno, el lápiz...
Estaba feliz. Sus amigos la querían y eso era muy
importante para ella.
                             Cuentos infantiles de Truskylandia
–Yo empiezo –propuso la gatita Flafy saliendo de la casa.
  Érase una vez... –comenzó Flafy con voz solemne.

–Una niña que estudiaba mucho, mucho, mucho... –continuó Tragón.

–Un buen día, su profesor le puso como tarea escribir un
  cuento –dijo un pequeño cervatillo.

–La niña, obediente, se puso a escribir, pero... ¡Oooooh! No
  conseguía escribir ni una sola línea.No sabía por donde
  empezar porque... –se oyó a un pequeño pajarillo
  desde su nido.

–...porque nunca había escrito uno y nadie la
  había enseñado a hacerlo –continuó el gatito Flufy.

–Pero la niña tenía buenos amigos que la querían de
  verdad –dijo con carita feliz Trusky mientras escribía para no
  olvidarse de nada.

–¡Mucho! Mucho, mucho, mucho... –repetía Tragón con énfasis.
  Todos la querían mucho porque la niña era muy buena –prosiguió
  Tragón acercándose zalamero a Trusky en busca de un beso.

–Y porque era muy cuidadosa con la naturaleza –añadió una
  pequeña ardilla mientras se atusaba su larga cola.

–Entonces, todos los animalitos del bosque en el que vivía,
  se unieron para ayudar a la niña –continuó una
  pequeña rana mientras perseguía a Tragón,
  tratando de subirse a su lomo.
Una pequeña rana también colabora en el cuento
–Y entre todos –dijo el Sabio Rana–, con imaginación
  y mucho cariño, comenzaron a inventar un bonitocuento
  para ayudar a su amiguita.

–Y colorín, colorado... –dijo Tragón con cara de
  pillo, este cuento se ha acabado.
                                          Cuentos infantiles de Truskylandia
Y así fue como Trusky, gracias a sus amiguitos, aprendió a escribir
un cuento.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: Los deberes del cole" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2009