Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: El cumpleaños de Trusky  
El cumpleaños de Trusky



Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

Era noche cerrada y todos dormían en la casa.
De pronto...
                       Cuentos infantiles de Truskylandia
–Tragón, despierta –dijo muy bajito Flufy en una orejota de Tragón.
  Despierta por favor, no seas dormilón –insistía Flufy cogiéndole de
  los mofletes.

–¿Ya hay que levantarse? –protestó Tragón sin abrir los ojos.

–He recordado algo muy importante. Vamos al jardín, tenemos que
  hablar –respondió Flufy en voz baja, casi susurrando.

–Aún es de noche. Mañana cuando nos levantemos me lo dices –dijo
  Tragón dando media vuelta dispuesto a seguir durmiendo.
                                        Cuentos infantiles de Truskylandia
Flufy decidió despertar a su hermanita Flafy.
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Qué pasa? –protestó Flafy viendo que aún era de noche.

–He recordado que mañana es el cumpleaños de Trusky y no
  tenemos nada que regalarle.

–¿Mañana? –preguntó la gatita Flafy tratando de abrir los ojitos.

–Dentro de unas horas, cuando amanezca –respondió Flufy.

–Hay que decírselo a Tragón. Tenemos que hacer algo –propuso
  Flafy.

–Tragón... despierta –llamaba bajito Flafy.
                                               Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón dormía plácidamente.
              Cuentos infantiles de Truskylandia
–Tragón... –insistía una y otra vez Flufy sin resultado mientras Flafy
  le hacía cosquillas en las plantas de las patitas.

–Grrrrrrr... –protestaba Tragón sin despertar.

–Arrastrémosle hasta el jardín –propuso Flafy.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Y cogiéndole del rabo, comenzaron a tirar...
Flufy les dice a sus amiguitos que cuando amanezca será el cumpleaños de Trusky y no tienen nada que regalarle                              Cuentos infantiles de Truskylandia
–Vale, vale, vale..., ya
  despierto –refunfuñó Tragón
  resignado.
                                                     Cuentos infantiles de Truskylandia
Los tres amiguitos salieron al jardín.
            Cuentos infantiles de Truskylandia
–...Y dentro de pocas horas, cuando amanezca, será el cumpleaños
  de Trusky y no tenemos ningún regalo para ella –concluyó Flufy
  con vocecita triste.
                                          Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón, tumbado en la hierba, se cogía las orejotas una y otra vez
con las patitas.

Flufy y Flafy le miraban extrañados.
                      Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón ajeno a las miradas de sus amiguitos, continuaba cogiéndose
una y otra vez las orejotas...
                                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–Tragón, ¿te duelen las orejitas? –preguntó Flafy.

–Estoy muy preocupado, tenemos un problema. Hay que pensar
  mucho porque ya queda poco para que Trusky se despierte.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Y los tres se pusieron a pensar en silencio...
                               Cuentos infantiles de Truskylandia
–Flores. Flores azules. A Trusky le gustan  mucho –exclamó Flafy.

–¡Sí! Las encontraremos muy cerca de aquí. Vamos –resopló feliz
  Tragón.
             Cuentos infantiles de Truskylandia
Pero...
                                      Cuentos infantiles de Truskylandia
–No, no y no. No podéis cortarnos. Somos muy pocas y si nos cortáis
  nuestra especie se extinguirá.
  Tenéis que dejarnos crecer y reproducirnos –decía sabiamente
  una flor azul a los tres amiguitos.
                       Cuentos infantiles de Truskylandia
Los tres amiguitos sabían que la flor azul tenía razón.
Si las arrancaban de la tierra, se extinguirían y nunca volverían a
verse flores azules en el Bosque Mágico.
A Trusky no le gustaría.
La flor azul habla con Tragón, Flufy y FlafyCuentos infantiles de Truskylandia
–Sigamos pensando –propuso Tragón
  volviéndo a cogerse las orejotas.
                                       Cuentos infantiles de Truskylandia
Pasó un minuto..., dos..., tres...
             Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Cerezas! A Trusky le gustan mucho y ahora es cuando empiezan a
   estar maduras –dijo Tragón dando un brinco.

–No creo que sea una buena idea –respondió Flufy.

–¿Por qué? Las cerezas son ricas, ricas... –dijo Tragón sin entender.

–El reino de las cerezas está muy lejos de aquí –le explicó Flufy.

–Yo puedo correr muy rápido. Me dará tiempo a ir y volver antes de
  que Trusky se despierte –contestó Tragón listo para emprender la
  carrera.

–A Trusky no le gusta que nos alejemos de casa solos. Sería
  desobedecerla y el regalo no la haría feliz –repuso Flafy.

–Flafy tiene razón. Sigamos pensando –dijo Flufy
  cada vez más desanimado.
Cuentos infantiles de Truskylandia
Tragón resopló. Presentía que no iba a ser fácil encontrar en tan
poco tiempo un regalo para Trusky.
                             Cuentos infantiles de Truskylandia
–Yo puedo ayudaros –dijo un pajarito que lo había escuchado todo.
  Soy el pajarito Ito y los regalos son bonitos y hacen ilusión pero lo
  más importante es que queráis mucho a  vuestra amiguita.
  Eso sí que es un buen regalo: mucho cariño.
El pajarito Ito les hace pensar...
–Pero eso ya lo tiene todos los días.
  Queremos hacerle un regalo
  distinto –respondió Tragón poniendo
  morritos.

–¿Seguro, seguro, seguro que
   la queréis mucho todos los días? –preguntó travieso el pajarito Ito.

–¡Pues claro que la queremos mucho! –respondieron los tres
   amiguitos a la vez un poco molestos.

–¿Y seguro, seguro, seguro que se lo demostráis todos, todos, todos
  los días? –insistió el pajarito Ito.
        Cuentos infantiles de Truskylandia
Los tres amiguitos se miraban sin entender al pajarito Ito.
                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–Veréis... Querer mucho a vuestra amiguita es estar en casa a su lado
  como hacéis vosotros, pero también es cuidarla, ayudarla, mimarla,
  darle ánimos cuando está triste, hacerla reír, estar pendientes de
  ella, de lo que quiere, de lo que necesita... y todo eso, sin
  que tenga que pedir nada –reflexionó el pajarito Ito.
  ¿Vosotros le dais todo eso todos, todos, todos los días?

–No –respondió Tragón casi sin voz de tan bajito que lo dijo.
  Es ella la que nos cuida y la que siempre está pendiente de nosotros,
  de que comamos, de que nos lavemos...
  Somos muy traviesos y refunfuñamos cuando tenemos que hacer
  algo que no nos gusta y... muchas más cosas que no están
  bien –dijo avergonzado Tragón.

–Es cierto, somos muy comodones y muy egoístas –se lamentó Flufy
  en voz baja.

–¿Y no creéis que quererla de verdad todos los días es un buen
  regalo? –preguntó de nuevo el pajarito Ito.

–¡El mejor! Gracias pajarito Ito por hacernos pensar. A partir de hoy
   seré Tragón el buenón –dijo riendo feliz Tragón.
                       Cuentos infantiles de Truskylandia
Los tres amiguitos regresaron a casa y se acostaron, pero ninguno
consiguió conciliar el sueño. Pensaban en lo que el pajarito Ito les
había dicho.

A la mañana siguiente...
Cuentos infantiles de Truskylandia
Trusky, feliz porque era su cumpleaños, se levantó dispuesta a
empezar un nuevo día, un día con muchas sorpresas bonitas.

Tragón, Flufy y Flafy ya se habían levantado y se habían aseado sin
necesidad de que ella les reprendiera, como ocurría siempre.
                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz...! –canturreaban los tres,
  felices al ver a Trusky reir.
            Cuentos infantiles de Truskylandia
Desayunaron todos juntos y sus amiguitos le hacían gracias, la
mimaban, le daban lametazos, la ayudaron a recoger cosas... y por
último, la ayudaron a preparar una rica tarta de
chocolate y le dejaron el trozo más grande.
¡Es el cumpleaños de Trusky! ¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliiiiiz...!
Ya al final del día...
                                     Cuentos infantiles de Truskylandia
–Estoy muy feliz y muy orgullosa de vosotros.
  Me habéis hecho el regalo que más deseaba:
  quererme mucho,  mucho, mucho –exclamó
  feliz y risueña, Trusky.
                   Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Lo hemos conseguido! ¡Hurra! –exclamaron los tres amiguitos.

–Tenemos que decírselo al pajarito Ito –dijo la gatita Flafy.

–¿Quién es el pajarito Ito? –preguntó Trusky intrigada.

–Un amiguito. Él nos ha ayudado, nos ha dado buenos
  consejos –respondió la gatita Flafy.

–¿Me lo presentaréis? –preguntó Trusky sonriendo. Creo que yo
   también he de darle las gracias.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: El cumpleaños de Trusky" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2005