Cuentos infantiles de Truskylandia Cuento: El Anillo de la Sabiduría
El Anillo de la Sabiduría

Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia

La rana Bartola hablaba y hablaba...

Había ido en busca de Trusky y sus amiguitos, y estos la escuchaban
con mucha atención.
         Cuentos infantiles de Truskylandia
–...y el Anillo de la Sabiduría, ahora está en el fondo del Charco de
  las Ranas Saltarinas y por eso, el Sabio Rana ya no es el mismo,
  está triste –concluyó la rana Bartola.

–¿El Charco de las Ranas Saltarinas es muy
  profundo? –preguntó Trusky.

 –¡Mucho! Ni el Sabio Rana ni yo hemos conseguido     
  llegar al fondo –respondió la rana Bartola.
La rana Bartola va en busca de sus amiguitos
–Quizá, con una caña de pescar y un anzuelo muy, muy
  grande... –propuso Tragón.

–Ya lo hemos intentado y no dio resultado –se lamentó
  la rana Bartola.

–¿Y con un imán muy grandote que atraiga
  el anillo? –preguntó Flufy.

–Se me olvidó deciros que el Anillo de la Sabiduría
  es de cristal –les informó la rana Bartola.

–Vayamos al Charco de las Ranas Saltarinas –propuso Trusky.
  Tal vez por el camino se nos ocurra algo.
                                                    Cuentos infantiles de Truskylandia
Y para allá se fueron, Trusky, Tragón con la rana Bartola en su
cabezota, Flufy y Flafy.
                Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Buaaa! ¡Buaaaaa! –lloraba el Sabio Rana.

–Estamos aquí Sabio Rana. No llores, conseguiremos recuperar
  el Anillo de la Sabiduría –dijo cariñosamente la gatita Flafy.

–¡Qué desgracia más grande! –se lamentaba el Sabio Rana.
  He perdido el Anillo de la Sabiduría. Ya no soy sabio y no podré
  ayudar a los habitantes del Bosque Mágico.

–El cangrejo Gordejo, con sus pinzas, quizá pueda bajar al fondo y
  coger el anillo –dijo Trusky.

–Ha estado aquí y ha bajado al fondo del charco, pero está tan
  oscuro allá abajo, que no ha visto nada –contestó la rana Bartola.

–¿Y si vaciamos todo el agua del charco? –propuso Tragón.      

–Imposible –respondió triste el Sabio Rana–. Hay mucha agua y
  además, el charco se secaría y perderíamos nuestra casa.

–¿Y si buscamos otro anillo? –preguntó
   inocentemente la gatita Flafy. El Sabio Rana llora. El Anillo de la Sabiduría ha caído al fondo del Charco de las Ranas Saltarinas

–No puede ser –respondió preocupado
  el Sabio Rana–.
  Ese anillo es mágico.
  El Hada Luna, la que cuida de todos los
  seres vivos de este bosque, se lo dio
  al Gran Rana Verde para que ayudase a
  los habitantes del Bosque Mágico y
  éste, lo fue pasando a sus descendientes, y así fueron pasando los
  siglos hasta que llegó a mí.
 
–Pensemos en voz alta –propuso Trusky–. Entre todos
  encontraremos una solución.
  El charco es muy profundo –reflexionó Trusky.

–Muy profundo –respondieron todos a coro.

–¿Y quién puede sumergirse en él? –continuó Trusky.

–Alguien que nade muy bien –respondió la rana Bartola.

–¿Y quién nada muy bien? –preguntó Trusky.

–¡Los peces! –dijo Tragón meneando las orejotas.

–Pero allá abajo hay mucha oscuridad –les recordó el Sabio Rana.

–¿Qué se necesita para ver en la oscuridad? –continuó Trusky.

–Luz. Se necesita luz –contestó la gatita Flafy.

–Tenemos "pez" y "luz". ¿Y ahora? –preguntó la rana Bartola.

–¿Hay algún pez que emita luz para ver en la profundidad
  del río? –le preguntó Trusky al Sabio Rana.
                                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
El Sabio Rana pensaba. Todos esperaban en silencio.
                  Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿El pez luz? –interrumpió impaciente la rana Bartola.

–¡El pez linterna! –exclamó feliz el Sabio Rana.

–¡Bieeeeeeen! –exclamaron felices todos a una.

–No perdamos más tiempo. Vayamos al río –propuso Trusky.
                                   Cuentos infantiles de Truskylandia
Después de una larga, larga caminata...
Cuentos infantiles de Truskylandia
–¡Pez linterna! ¡Pez linterna! –llamaban todos a la orilla del río.
                                                         Cuentos infantiles de Truskylandia
Cientos de cabecitas asomaron en la superficie del agua.
                    Cuentos infantiles de Truskylandia
–¿Qué queréis? –preguntó un gran pez.

–Buscamos al pez linterna. El Anillo de la Sabiduría del Sabio Rana
  se ha caído al fondo del Charco de las Ranas Saltarinas y no
  podemos sacarlo. El pez linterna es el único que puede recuperarlo
  del fondo del charco –respondió Trusky.

–¿Tan importante es ese anillo? –preguntó un pez chiquitín.

–Mucho –respondió la rana Bartola–. Ese anillo es mágico.
  Con él, el Sabio Rana puede ayudar a los habitantes del
  Bosque Mágico. Todos necesitamos ese anillo.

–Os ayudaré –dijo apareciendo el pez linterna que lo había
  escuchado todo. Pero... ¿cómo llegaré al Charco de las Ranas
  Saltarinas? –preguntó preocupado.
 
–¡Yo te llevaré! –dijo desde lo alto de un árbol el pelícano, que
  también lo había escuchado todo–. Te llevaré en mi gran pico
  lleno de agua.
El pelícano lleva en su gran pico al pez linterna al Charco de las Ranas Saltarinas
–¡Humm! ¿No me comerás? –preguntó inquieto
  el pez linterna.

–No me gustan los peces linterna –respondió el pelícano.
  Y además, hemos de estar unidos por el bien de
  nuestro Bosque Mágico.
                                             Cuentos infantiles de Truskylandia
Y así fue como gracias a la ayuda de todos, el Sabio Rana
recuperó el Anillo de la Sabiduría.
           Cuentos infantiles de Truskylandia
No fue fácil.

Allá abajo estaba muy, muy oscuro, tanto, que el pez linterna tardó
mucho tiempo en encontrarlo. Pero gracias a su paciencia y su buena
voluntad, su esfuerzo se vio recompensado y encontró el Anillo de la
Sabiduría.
                                                                           Cuentos infantiles de Truskylandia
Todos estaban felices y tranquilos.

Ahora, el Sabio Rana, podría seguir ayudando a los habitantes del
Bosque Mágico.
Cuentos infantiles de Truskylandia
    FIN    
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
Ejercicio de comprensión lectora  
Descargar la aplicación "Comprensión lectora del cuento: El baño de Tragón" Cuentos infantiles de Truskylandia
Cuentos infantiles de Truskylandia
  Cuentos infantiles de Truskylandia  
  Cuentos infantiles de Truskylandia
C. Sánchez - 2005